<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14932857\x26blogName\x3dLa+Majuluta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://lamajuluta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_AR\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://lamajuluta.blogspot.com/\x26vt\x3d-6345707844755478311', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

La Majuluta

Indice de recetas


29.7.10

Pintada con salsa de cerezas.

De mitologías y celebraciones

Había oído hablar por mucho tiempo de la faraona, pero se me escapaba que especie era exactamente... Un faisán? No, de la familia. Había oído hablar del Perlhuhn y de la pintade, pero no sabía que se trataba en todos los casos del mismo animalito. Hasta hace poco cuando, en una excursión a un supermercado alsaciano, volvimos con el preciado botín: una gallina de Guinea (y de esta en realidad no había oído hablar). Nos tendrían que haber visto: 38°C en la autopista, heladera nueva conectada al motor y funcionando al máximo, cargados de quesos, aves y manteca con sal de Guerande... Habremos perdido la cabeza? Bueno, un poco, pero no tanto. En la "antigüedad mitológica" perdían la cabeza y más por la piel de un jabalí... Y no me estoy yendo por las ramas. Así cuenta el mito de Meleagro, uno de los argonautas. El nombre científico de estas aves: Numida meleagris, se conecta entonces con la mitología. Y resalta también su origen africano.
Hubo un período de mi preadolescencia en el que me había atacado con furia la fascinación por la mitología griega. Ahora extraño, desde hace años, no encontrar los diccionarios de mitología que tan asiduamente leía entonces. Estarán sepultados en alguna montaña de papeles, al mejor estilo saramaguiano de "Todos los nombres"...
No recuerdo haber leído entonces sobre Meleagro, con su destino ligado a un tizón, ni de la cacería del jabalí de Calidón. Llega un punto en que las traiciones, la envidia, la codicia y las intervenciones de los dioses se confunden en una misma historia. Y como en tantas mitologías y leyendas concluyen con la explicación de la existencia de flora y fauna particulares. Las manchas de la pintada, como perlas blancas en su plumaje, representan en este caso las lágrimas de las hermanas de Meleagro. Artemisa apiadándose de ellas, las habría convertido en estos graciosos animalitos. El concepto de piedad tiene visos burlescos en la mitología.
Y qué pasó con la pintada que viajó de Alsacia al Schwabenland? Tratamos de honrarla celebrando. Porque en estos días hay mucho para celebrar: estar juntos, el verano, las cerezas y 5 años de blog. Cinco años que me han dado más perlas blancas que el plumaje de una pintada.

GALLINA DE GUINEA CON SALSA DE CEREZAS

Pintada o gallina de Guinea con salsa de cerezas

Ingredientes

1 gallina de Guinea (pintada, faraona, pintade, Perlhuhn)
aceite
sal, pimienta
hojas de salvia y laurel

SALSA DE CEREZAS CASI UN CHUTNEY

Cerezas, echalotes y manzanas en la sartén

aceite o la grasa de la pintada
1 echalote grande
1 manzana
500 g cerezas
una hoja de salvia
una ramita de tomillo
3/4 vaso de vino blanco
1 chorrito de vinagre de vino
1 cdta. de azúcar morena
1 pizca de ají picante
1 cdta. fécula de maíz

Preparación

Masajear la gallina de Guinea con el aceite. Colocar las hojas de salvia y laurel en el interior. Salpimentar. Llevar al horno a 200°C. Cuando se ha dorado, echar un poco de vino en el interior y sobre la piel. Hornear aproximadamente una hora (para un ave de 1 kg.)
Para la salsa, derretir la grasa en una sartén. Dorar en ella el echalote picado. Agregar la manzana pelada y cortada en cubitos. Descarozar las cerezas, reservando algunas enteras para el final. Echar en la sartén, junto con las hierbas. Verter la mitad del vino y dejar cocinar. Ir agregando de a poco el vino restante. Agregar el vinagre, el azúcar y el ají. Disolver la fécula e incorporar. Dejar que se espese y hacia el final agregar las cerezas enteras.
Trocear la pintada. Servir acompañada de la salsa.

Etiquetas: ,